Acabamos de empezar este año y es momento de hacer planes, deseos y objetivos para este año. Seguramente en tu lista para este año hayas apuntado «viajar». Cuando pensamos en viajar muchas veces nos imaginamos lugares exóticos y lejanos pero también debemos pensar en destinos más asequibles y cercanos para un fin de semana o bien para las vacaciones de Semana Santa. Para esos días Navarra es un destino ideal para dos-tres días porque te ofrece multitud de opciones para visitar y disfrutar de forma cómoda.

Conoce algunas razones por las que Navarra es un gran destino para visitar este 2023:

1. Conoce uno de los castillos medievales más lujosos de Europa

El castillo de Olite fue construido para convertirse en la obra más emblemática de Carlos III “El Noble” y es considerado uno de los castillos medievales más lujosos de Europa. La superficie del castillo ocupa un tercio del casco histórico medieval de todo el pueblo de Olite. Una obra espectacular que llama la atención por su excelente estado de conservación y que es considerado como uno de los conjuntos civiles góticos de mayor interés de Europa.

2. Disfruta de una ciudad medieval única

A los pies del castillo de Olite se desarrolla un casco histórico medieval con una conservación excelente en el que podrás deleitarte con rincones mágicos. Olite es un entramado de robustas casonas solariegas con imponentes blasones en las fachadas, murallas romanas, arcadas góticas y bonitas iglesias. El palacio domina la villa pero es una delicia pasear por sus calles y deleitarnos con el sabor y la estructura medieval de sus rúas estrechas, flanqueadas por casas de piedra.

3. Descubre la Pamplona «escondida»

Todos los 6 de julio el mundo mira a Pamplona con el chupinazo pero la ciudad  también guarda muchos otros tesoros escondidos y es una ciudad que acoge con los brazos abiertos. Es posible disfrutar de su gastronomía en miniatura en la barra de sus bares, disfrutar del arte en el Museo de Navarra, visitar la Estatua de los Fueros, el Paseo de Sarasate, el Camino de Santiago que recorre la ciudad, sus parques y mucho más. Para no perderse nada y dar con los mejores rincones, la mejor opción es una visita guiada para conocer lo imprescindible, las anécdotas y rincones más curiosos.

4. Corre el «encierro» sin riesgos

Por supuesto si siempre has querido conocer los rincones más sanfermineros, en Pamplona podrás hacer el recorrido del Encierro desde Santo Domingo hasta la Plaza de Toros con comodidad y «sin riesgos» evidentemente. Sacarte una fotografía en el mítico vallado y pasear por los rincones de esta carrera única además de conocer la Plaza del Ayuntamiento, el café Iruña donde Hemingway disfrutaba de sus sanfermines o incluso visitar a San Fermín en la Iglesia de San Lorenzo.

5. Disfruta de la alta gastronomía en miniatura

Si visitas Pamplona, no puedes irte sin haber compartido con los pamploneses una de las costumbres más típicas y atractivas de la ciudad: irse de pinchos. Podrás degustar los pinchos tradicionales pero también auténticas obras de arte en miniatura dignas de los paladares más exigentes.

Alrededor de las 11 de la mañana y hacia las 6 de la tarde las barras de los bares comienzan a vibrar con el desfile de los coloridos pinchos y sus originales presentaciones. ¿Las calles más típicas? San Nicolás y Estafeta, pero también la Plaza del Castillo y la zona circundante.

tejado de artajona

6. Visita un edificio único en el mundo

El tejado de Berachico corona la Iglesia-fortaleza de San Saturnino de Artajona y tiene un diseño único en el mundo. Para contemplar este famoso lugar, se asciende hasta la parte más alta de la Iglesia y también de toda la localidad de Artajona. Sus 77 peldaños construyen un escalera con una altura de unos 4 pisos. El sistema de captación y almacenamiento de aguas fue diseñado previamente a su construcción ejecutándose con la intención de que el edificio fuera un gran artefacto o máquina recolectora de agua, además de una iglesia y una fortaleza; un triple uso que no puedes dejar de visitar.

La techumbre de la nave (los artajoneses la llaman Berachico) ha llegado a nuestros días conservando su diseño original. Vierten las aguas al exterior por medio de gárgolas y, lo más importante, recogen el agua de lluvia por un canal exterior de piedra al aljibe existente bajo el pavimento del último cuerpo del templo (parte inferior del sotocoro). El aljibe puede almacenar hasta 83.000 litros de agua. Desde «Berachico» podemos disfrutar de unas maravillosas vistas en las que podemos divisar los magníficos y cambiantes paisajes de Navarra. 

7. Conoce dónde doblan las campanas «al revés»

Artajona es un lugar único y no solo por su Cerco o por su encanto medieval sino también por sus campanas. Con la electrificación de los campanarios, el lenguaje de las campanas fue desapareciendo en la mayoría de los pueblos. Sin embargo, en Artajona la tradición campanera sigue muy viva.

Cuentan que a finales del siglo XIX todos los campaneros de Navarra habían bandeado alguna vez las campanas en Artajona. Aquí se presume de ser el único lugar en el mundo donde las campanas se bandean al revés. Se bandea «hacia adentro» por la posición de las campanas, por la posición del campanario y por propia comodidad de los campaneros.

8. Conoce los «pilares del Reino» y disfruta del canto de los monjes

A poco más de veinte minutos de Pamplona el monasterio de Leyre esconde numerosos tesoros y es considerado el primer románico de Navarra y casi de los primeros de España. Es conocido como “Los pilares del Reyno”, al ser Panteón Real de las dos primeras dinastías del Reino de Pamplona -Siglos IX y X-. En Leyre, monumento vivo habitado y cuidado por una comunidad de monjes benedictinos -conocidos como “monjes negros”-. La alabanza y el diálogo con Dios se expresan mediante el Canto Gregoriano, declarado Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, cuyas sobrecogedoras melodías se remontan al siglo VIII. Si deseas participar en los Oficios de los monjes puedes acudir libremente a la iglesia. 

9. Disfruta de la naturaleza en todo su esplendor

Navarra también es única por sus contrastes y por su naturaleza. En poco más de 200 kilómetros puede visitarse el hayedo de Irati, uno de los más grandes de Europa y los paisajes desérticos de las Bardenas, pasando por todos los paisajes posibles.

10. La Edad de Hierro, romanos y mucho más…

En plena Zona Media de Navarra, en la localidad de Berbinzana se encuentra el Museo y Yacimiento Arqueológico de «Las Eretas». Se trata de un lugar de gran interés donde puedes comprobar de forma lúdica cómo se vivía en la Edad del Hierro hace 2.800 años. También Navarra es cuna de la civilización romana. Santa Criz de Eslava es, a día de hoy, la más monumental de las ciudades romanas conservadas en Navarra y, probablemente, una de las más impactantes del Norte peninsular. Conserva los restos del que fuera el foro y la necrópolis de la ciudad y ofrece una extraordinaria aproximación a la esfera pública de las ciudades romanas del ámbito vascón.

Y en esta lista podríamos añadir el Castillo de Javier, Ujué, la Foz de Lumbier, Zugarramurdi y tantos rincones llenos de naturaleza,  historia, gastronomía, tradiciones y arte en el que el viajero se deja arrastrar. Reserva un hueco en este 2023 para visitar Navarra y dejarte llevar por sus encantos únicos. 

Rutas Vivamus te ayuda con sus múltiples visitas a que conozcas Navarra a fondo. Cuenta con visitas guiadas exclusivas como las del Castillo de Olite o el tejado de Berachico de Artajona. Pregunta también por sus freetour en Pamplona.  Haz tu reserva online o llámanos al 617 189 957 y cuéntanos qué necesitas y haremos de tu visita a Navarra una experiencia única.

Vivamus News

Si deseas recibir información sobre nuevas rutas y tours, novedades y contenidos acerca del turismo de Navarra y La Rioja, suscríbete a nuestro boletín