Acabamos de salir del Puente de Todos los Santos y ya estamos mirando a la siguiente fecha en rojo en la agenda; el Puente de Diciembre. Unos días para descansar y descubrir nuevos lugares como Pamplona. La capital navarra está de moda. En este pasado puente la ocupación hotelera ha alcanzado el 100% y daba gusto ver  las calles de Pamplona repletas de turistas que se mezclaban con los vecinos y vecinas en cada rincón de la ciudad.

La capital Navarra es una opción excelente para visitar por sus muchos secretos, curiosidades y tesoros y además por su tamaño y comodidad es posible visitarla en un fin de semana largo e incluso hacer una escapada a otros lugares de Navarra para completar la visita. El otoño es sin duda una época magnífica para visitar Pamplona y Navarra.

Casco Viejo

La zona por excelencia para visitar en Pamplona es su Casco Viejo que antiguamente estaba rodeado completamente por una muralla. Actualmente se conservan varias zonas de dicha muralla que son ciertamente hermosas como el rincón del Caballo Blanco o la zona del Baluarte. La mayoría del Casco Viejo es peatonal por lo que es una delicia perderse por sus calles estrechas y disfrutar de cada rincón, entre iglesias medievales y palacios.

Imprescindibles dentro de su visita es la Plaza del Castillo, corazón de la ciudad. También no hay que dejar de pasear por la mundialmente famosa calle de la Estafeta por donde pasa el Encierro en San Fermín. Otros de los atractivos que no hay que perderse es la catedral y la famosa Plaza del Ayuntamiento. En el caso viejo también podrás disfrutar del Museo de Navarra, rincones únicos como la Plaza de San José o iglesias como la de San Nicolás, San Saturnino o San Lorenzo donde se conserva la imagen de San Fermin. Esta zona de la ciudad es también lugar para disfrutar de su gastronomía.  Bares y restaurantes donde degustar sus famoso pinchos y deleitarse con la gastronomía navarra.

Plaza del Castillo

Es la plaza principal de Pamplona y es frecuentada tanto por pamplonicas como por turistas. El mejor lugar para comenzar o terminar un paseo a través del Casco Viejo, disfrutar de un paseo o tomar un café en el «Iruña» que Ernest Hemingway solía frecuentar. El escritor norteamericano fue el responsable de popularizar las fiestas de San Fermin con su novela «Fiesta».

Plaza del Ayuntamiento o Plaza Consistorial

La fachada del Ayuntamiento es mundialmente conocida porque desde ella se lanza el «chupinazo» que da comienzo a las fiestas. El rey Carlos III ordenó su construcción en 1423 aunque a mediados del siglo XVIII, el edificio estaba prácticamente en ruinas y fue reconstruido totalmente convirtiéndose en uno de los ejemplos más destacados de arquitectura civil barroca de la ciudad. A mediados del siglo XX de nuevo fue demolido aunque se conservó la fachada.

Catedral de Santa María la Real

Situada también en el Casco Viejo, la Catedral es el monumento con mayor cantidad de tesoros históricos y artísticos. El conjunto de la catedral y sus edificios y elementos como la sacristía o el claustro forman el museo catedralicio. La mayor parte de la catedral fue construida durante los siglos XIV y XV. En ese mismo lugar se encontraba con anterioridad un templo romano y, previamente, el templo original de la ciudad romana de Pompaelo. La fachada oeste en estilo neoclásico del siglo XVIII contrasta con su interior, construido en un estilo gótico sobrio.

El claustro, construido en estilo gótico entre 1286 y 1472, está considerado el claustro mejor conservado del siglo XIV. Una visita a la catedral y al museo catedralicio hará las delicias de los amantes del arte y la historia.

Las murallas

Pamplona siempre fue un poblado y luego una ciudad fortificada donde la muralla siempre ha formado parte de la ciudad. Alrededor del Casco Viejo pueden contemplarse zonas excelentemente conservadas y es una experiencia pasear a lo largo de la muralla que lo rodea visitando lugares mágicos como el Caballo Blanco o el Portal de Zumalacarregui, una de las entradas a la ciudad.

Fuera del centro también destaca la Ciudadela un conjunto fortificado renacentista de antiguo uso militar, construida entre los siglos XVI y XVII donde hoy el arte moderno tiene un lugar predominante con esculturas en sus parques y jardines y donde es posible visitar exposiciones y muestras. Para aquellos interesados en aprender más acerca de Pamplona y su muralla, es posible visitar el Centro de Interpretación de las Fortificaciones, situado junto a la plaza de toros. Cerca de ésta última podemos inmortalizarnos como corredores del encierro junto al monumento a la carrera situado en la Avenida Carlos III.

Y mucho más; San Fermin, pinchos, camino de Santiago, Museo de Navarra

Pamplona guarda muchos tesoros escondidos y es una ciudad que acoge con los brazos abiertos. Es posible disfrutar de su gastronomía en miniatura en la barra de sus bares, hacer el recorrido del Encierro desde Santo Domingo hasta la Plaza de Toros, disfrutar del arte en el Museo de Navarra, visitar la Estatua de los Fueros, el Paseo de Sarasate, el Camino de Santiago que recorre la ciudad, sus parques y mucho más. Para no perderse nada y dar con los mejores rincones, la mejor opción es contratar una visita guiada para conocer lo imprescindible, las anécdotas y rincones más curiosos.

Rutas Vivamus lleva muchos años descubriendo Pamplona a visitantes. Adaptamos la visita a las necesidades del grupo para que disfrute al máximo. Puedes hacerlo en familia o con tus amigos. Incluso tenemos visitas combinadas con otros lugares de Navarra como Olite, Artajona, Ujué o Leyre. Reserva tu visita o llámanos al 617 189 957 y disfruta Pamplona como nunca.

VER VISITAS GUIADAS POR PAMPLONA
RESERVAR VISITA GUIADA POR PAMPLONA

Vivamus News

Si deseas recibir información sobre nuevas rutas y tours, novedades y contenidos acerca del turismo de Navarra y La Rioja, suscríbete a nuestro boletín

    ENTRADAS

    Elige tu ruta

    LO QUE OPINAN DE NOSOTROS