En el Monasterio de Leyre, uno de los monumentos más importantes de Navarra, existe una leyenda….corría el siglo IX, el abad Virila, abad de Leyre, preocupado por el sentido de la vida eterna y el misterio de la eternidad, sale a dar un paseo y oyendo el canto de un ruiseñor, se quedo extasiado escuchándolo y entro en un profundo sueño.

Cuando despertó era ya de noche volvió al Monasterio y llamo a las puertas, cuando las abrieron el se presento como abad de Leyre, pero nadie le conocía.

Intrigado un monje consulto libros anteriores y comprobó que efectivamente 300 años antes había habido un abad llamado Virila, que un día había desaparecido.

Estando en la iglesia se abrió la bóveda de la misma y de repente apareció el pajarillo con el anillo abacial, se lo puso al abad y se oyó la voz de Dios diciéndole al abad… “Virila, piensa que 300 años han pasado en un momento escuchando el canto de un ruiseñor, imagina como será la eternidad a mi lado, será un momento”.

¿Te animas a hacer la ruta de San Virila? Un paseo a través de la montaña para llegar a una fuente desde la que podemos apreciar las maravillosas vistas.

Vivamus News

Si deseas recibir información sobre nuevas rutas y tours, novedades y contenidos acerca del turismo de Navarra y La Rioja, suscríbete a nuestro boletín

ENTRADAS

Elige tu ruta

LO QUE OPINAN DE NOSOTROS