Santa Criz de Eslava es, a día de hoy, la más monumental de las ciudades romanas conservadas en Navarra y, probablemente, una de las más impactantes del Norte peninsular. Conserva los restos del que fuera el foro y la necrópolis de la ciudad y ofrece una extraordinaria aproximación a la esfera pública de las ciudades romanas del ámbito vascón.

Ubicada a apenas 40 minutos de Pamplona, en el corazón de la Navarra Media Oriental, en la Comarca de Sangüesa, el yacimiento, que conserva los restos del que fuera el foro y la necrópolis de la ciudad, ofrece una extraordinaria aproximación a la esfera pública de las ciudades romanas del ámbito vascón. En este sentido, su visita es un buen complemento a las de Andelo (Mendigorría), Cara (Santacara) o Los Bañales (Uncastillo), ésta ya en tierras zaragozanas.

El yacimiento fue descubierto en 1917

El yacimiento fue descubierto en 1917 por el sacerdote Juan Castrillo y desde mediados de los años 90 ha sido objeto de excavaciones arqueológicas continuadas. Gracias a un convenio de colaboración suscrito entre el Ayuntamiento de Eslava y la Universidad de Navarra, se organizan visitas guiadas para grupos y eventos varios que buscan devolver la vida a este verdadero reflejo de Roma en territorio vascón.

La ciudad prerromana

Debió ser en el año 195 a. C. cuando los ejércitos de Roma, que ya campaban entonces por el norte peninsular, entraron en contacto con un castro de tipo vascón ubicado en lo alto de un escarpado cerro hoy conocido como Santa Criz, a orillas del río Indusi y con un extraordinario dominio sobre la Val de Aibar y sobre el valle del río Aragón.

El castro, que duplicaría su extensión en época romana –momento en que alcanzó unas 13 hectáreas– contó con un recinto fortificado, en parte aprovechando los afloramientos rocosos de la parte oriental del cerro y en parte a partir de la construcción de una potente muralla de mampostería. La vecina presencia de la Fuente del Moro y del barranco de Pisaldea garantizarían el abastecimiento de agua mientras el valle del Aragón permitía las comunicaciones con el Pirineo y con el valle del Ebro.

El foro imperial

Como en todas las ciudades del entorno –la Iluberis de Lumbier o la que hubo en Fillera de Sos del Rey Católico/Sangüesa, por ejemplo– fue el ascenso al trono imperial del emperador Augusto el que cambió la faz y el aspecto de la ciudad de Santa Criz. Ésta no sólo abandonó su posición encaramada en el alto sino que buscó el valle hacia el sur, hacia los pies de las estribaciones de la sierra de Zaldinaga. La ubicación de la ciudad al pie de la vía denominada Iacca (Jaca)-Vareia (Logroño) haría posible que, en esa ampliación, el caserío y la planificación urbanas adoptasen un aspecto netamente romano.

El principal edificio público incorporado en este momento clave fue el foro, una gran plaza abierta edificada sobre una amplia terraza del cerro y una serie de estructuras a dos niveles, en criptopórtico, que constituyen un extraordinario ejemplo de la arquitectura pública romana en la región.

La necrópolis

Espejo y reflejo de la ciudad de los vivos, la necrópolis resume de forma estándar la evolución cronológica de la ciuitas de Santa Criz. Ésta, existente como oppidum prerromano desde el siglo V/IV a. C., adoptaría la apariencia cívica en el cambio de Era para, probablemente, promocionar al estatuto municipal a finales del siglo I d. C., en época del emperador Vespasiano. Los restos conservados de dicha necrópolis, ubicada al sur de la ciudad y separada del núcleo urbano, evocan la riqueza y los nombres –los Calpurnii, Aemilia Vafra, Picula…– de los protagonistas de tan azarosa como apasionante Historia.

Museo virtual

Para entender el yacimiento también existe un museo virtual creado para divulgar y dar a conocer modelos 3D y levantamientos fotogramétricos de hallazgos materiales y estructuras procedentes de cien años de investigación en este singular enclave de los Vascones, luego profundamente romanizado.

Visitas guiadas combinadas

Con su ruta Navarra Oculta , con Rutas Vivamus podrás descubrir en una sola visita además del tesoro romano de Santa Criz, el sabor de los vinos de la zona con una visita a las Bodegas Caudalia de Lerga y sumergirte en la historia medieval de Gallipienzo, un enclave defensivo cercano a Santa Criz, con gran relevancia así como vivir la naturaleza agreste de la Foz de Lumbier desde dentro de sus acantilados mientras avistas espectaculares aves rapaces.

Reserva tu visita o llámanos al 617 189 957 y disfruta Santa Criz y su entorno como nunca.

Imágenes e información: santacrizdeeslava.com 
VER Y RESERVAR VISITA GUIADA NAVARRA OCULTA

Vivamus News

Si deseas recibir información sobre nuevas rutas y tours, novedades y contenidos acerca del turismo de Navarra y La Rioja, suscríbete a nuestro boletín

    ENTRADAS

    Elige tu ruta

    LO QUE OPINAN DE NOSOTROS